Página Didáctica - Educar en el aula, ¿reproducir o transformar?
 

PRESENTACIÓN
=> REFLEXIONES EN TORNO A LA PERSPECTIVA CURRICULAR HOLÍSTICA*
=> Educar en el aula, ¿reproducir o transformar?
Guía "El Colibrí"
PROYECTO EDUCATIVO INSTITUCIONAL
PLANIFICACIÓN CURRICULAR
LINKS INTERESANTES
estadística
Colegio de Profesores y movimiento gremial
COMPRENSIÓN LECTORA
ANÁLISIS DIDÁCTICO DE DISTINTOS SUBSECTORES


Hace más de 30 años,
Pierre Bourdieu  inicia la "Pedagogía crítica" , la que consiste en denunciar el mito liberal de la neutralidad de la escuela, destacando su función político-ideológica y reproductora del orden social dominante. He aquí un extracto de su pensamiento: “hay unas maneras, muy cómodas en definitiva, de respetar al pueblo, que equivalen a encerrarlo en lo que es, a hundirlo, podría decirse, convirtiendo la privación en elección electiva o en realización última.  El culto a la cultura popular es una forma de esencialismo, al mismo título que el racismo de clase que reduce las prácticas populares a la barbarie... (...) Constatación simple que conduce a un programa ético o político, a su vez muy simple: la única salida a la alternativa del populismo o del conservadurismo, dos formas de esencialismo que tienden a consagrar el statu quo, consiste en trabajar para universalizar las condiciones de acceso a lo universal”. (Bourdieu;  1997:215)

En Latinoamérica surge con gran fuerza la postura crítica del brasileño Paulo Freire. Su compromiso político con los sectores más pobres lo sitúan como precursor en la lucha por una pedagogía liberadora alternativa al modelo neoconservador y es así como él plantea que ‘la educación, dialéctica y contradictoria, no es ni mera reproductora ni mera desenmascaradora de la ideología dominante’. Al interpretar sus palabras, nos damos cuenta que el hombre no es un ser simplemente determinado como tampoco un ser libre de condicionamientos genéticos, culturales, sociales, históricos, de clase, de género, que lo sellan y a los cuales está referido.

 

La pedagogía crítica se centra en la recuperación de contenidos significativos en la enseñanza desde un enfoque de crítica social e histórica, concibiendo la transmisión de la cultura como necesaria para la transformación social. También, la educación formal sirve para incrementar el capital cultural de aquellos sujetos que no pueden obtenerlo a través de su grupo familiar o de amigos y aquí la labor docente es fundamental para conciliar el material didáctico con el tipo de estudiante ya que la forma de organización y presentación de lo cognitivo incide en la asimilación del mismo. Nuestra misión es proporcionar al estudiante las herramientas que lo ayudarán a establecer conexiones entre el conocimiento y su significación social, favoreciendo el desarrollo del pensamiento crítico y la autonomía en su propia construcción del conocimiento.

 

No olvidemos, además, que la relación que se establece entre el que “educa” y el que es “educado” tiene como propósito modificar algunos conceptos, actitudes y valores con que llega el estudiante y es nuestra responsabilidad ofrecerle todas las oportunidades para que en este proceso podamos alcanzar los objetivos propuestos a través de esos conocimientos del sentido común, proponiendo el análisis que transforme la práctica educativa, contextualizándola como histórica y política.

           

Claro está que el individuo no adquiere TODAS las competencias solo en la educación formal pero nuestra responsabilidad, como docentes, es fundamental para la construcción de una sociedad mejor.

 

Hoy habia 70321 visitantes¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=